Migrar de Windows XP a Linux en las empresas

xp_end-612x360

Hace muy pocos días que ha llegado el fin del período de mantenimiento para el popular sistema operativo Windows XP de Microsoft 13 años después de su lanzamiento. Esto significa que seguirá funcionando pero ya no habrá más actualizaciones de seguridad para el mismo. Esto constituye una creciente fuente de vulnerabilidades, por lo que se desaconseja totalmente mantener operativo un sistema que no cuenta con mantenimiento. Se encontrarán nuevas vulnerabilidades del Windows XP que al quedar sin mantenimiento serán explotadas por el malware para fines delictivos. De modo que mirar hacia otro lado y continuar como hasta ahora porque “no se ha roto nada” no es una opción. No hay más remedio que afrontar el cambio y migrar.

Gartner estima que actualmente hay un 20 a 25% de ordenadores empresariales que aún operan con Windows XP. Y en sectores específicos el número es mucho mayor, como en el caso de los cajeros automáticos en España donde el 60% opera con Windows XP. Es decir que estamos hablando de la migración de un parque bastante importante. La agencia tributaria de Estados Unidos aún tiene la mitad de su parque de PCs con Windows XP y tuvo que pagar 11 M de US$ a Microsoft para prolongar un año el soporte de XP. En varios países, las administraciones públicas han recurrido a tácticas similares para prolongar artificialmente la vida de sus XPs mientras completan planes de migración.

La siguiente cuestión es qué opciones hay para migrar. La primera opción es migrar a Windows 8. Pero esto generalmente requiere cambiar el equipo, cambiar la versión de las aplicaciones de ofimática, y también un esfuerzo de aprendizaje para el usuario ya que hay muchas diferencias, tanto entre Windows 8 y Windows XP como entre las respectivas versiones de sus aplicaciones de ofimática y productividad. El impacto de seguir en el ecosistema de Microsoft debe ser evaluado muy cuidadosamente al planificar una migración de este tipo, ya que puede requerir la adquisición de licencias de nuevas versiones del software en uso en XP.

Otra posibilidad es migrar a Apple con OS X. Es un gran entorno de trabajo,  pero en este caso es imposible aprovechar el equipamiento actual, ni siquiera parcialmente. Además nos encontramos con un entorno más cerrado en cuanto a disponibilidad de aplicaciones y utilidades, y unos precios en general más elevados. En este caso el cambio en la forma de trabajar para el usuario es muy importante.

La tercera opción es migrar a Linux (GNU/Linux). En una situación económica difícil como la actual, esta opción se presenta como una alternativa a considerar muy seriamente. Hay varias distribuciones Linux para elegir, notablemente Ubuntu en sus varios sabores, Mint, Debian, etc. Actualmente el cambio a otro sistema operativo es más fácil que antaño puesto que la mayoría de usuarios ya ha experimentado en distintos entornos al usar smartphones y tabletas. GNU/Linux es el ejemplo más claro de las bondades del software libre y de cómo el mismo es capaz de resolver eficientemente muchos problemas de las empresas, tal como hemos comentado en el post El silencioso avance del Software Libre.

Algunos mitos acerca de Linux que conviene señalar:

  • No es cierto que Linux sea un sistema operativo destinado sólo a profesionales de la informática. Es más fácil de usar que Windows XP, es estéticamente agradable, productivo y altamente personalizable.
  • No es cierto que haya pocos drivers para Linux. Las versiones actuales soportan una gran cantidad de hardware y periféricos. Inclusive algunos fabricantes de hardware proveen paquetes de drivers y utilidades específicas para usar Linux en sus modelos aprovechando al máximo el hardware.
  • No es cierto que Linux no tenga soporte y que el usuario tenga que buscarse la vida él mismo cuando tiene problemas. El soporte de la comunidad de desarrolladores y de usuarios es excelente, como suele suceder en el software libre, pero también están disponibles varias modalidades de servicios comerciales de soporte, desde el ofrecido por compañías implantadoras de este entorno, hasta el brindado por fabricantes de distribuciones como es el caso del soporte de Canonical para Ubuntu.

Por otra parte, entre las ventajas que se pueden obtener implantando Linux en la empresa podemos destacar:

  • Mejor aprovechamiento del hardware. Estamos acostumbrados a que con cada migración de Windows era necesario cambiar el equipo y para hacer las mismas tareas necesitábamos máquinas mucho más potentes. Esto no pasa en Linux, que aprovecha muy bien los recursos. Por supuesto todo tiene un precio y si queremos animaciones en la gestión de ventanas y decoraciones sofisticadas en las mismas, tendremos que usar más memoria y procesador. Pero hay distribuciones con entornos ligeros de escritorio que son perfectamente operativas con 512 MB de memoria. Una máquina relativamente moderna con 1-2 GB de memoria no debería tener ningún problema con las aplicaciones más exigentes.
  • Abundantes opciones de escritorio: Gnome, KDE, Cinnamon, Mate, Unity, Xfce, LXDE. El departamento de informática de una empresa, o una consultora externa puede evaluar y proponer el entorno más adecuado y del gusto de los usuarios. Las aplicaciones en Linux se pueden ejecutar con independencia del entorno de ventanas y escritorio adoptado.
  • Gran repositorio de aplicaciones y utilidades. Cuando hablamos de Linux no sólo estamos hablando del sistema operativo sino también de todo el ecosistema de aplicaciones mantenido oficialmente en los repositorios de las distribuciones.  Esto facilita también el mantenimiento de las mismas, ya que las actualizaciones de las aplicaciones y herramientas se hacen conjuntamente con las de los módulos del sistema operativo. En Linux existe el concepto similar al del “market” o “store” de aplicaciones similar a otros entornos modernos.
  • Menor coste de propiedad. No se pagan licencias de software. Sólo servicios externos si se desean contratar. Esto es especialmente atractivo para las PyMEs.
  • Interoperabilidad basada en estándares para servicios encontrados tanto en la red de la empresa como en la nube. Linux puede integrarse con servicios de Windows, Apple y otros entornos.
  • Arquitectura de software más segura. Aunque todo software tiene vulnerabilidades, la amplia comunidad de Linux hace que cuando son encontradas se produce el parche rápidamente. Es prácticamente imposible operar un Windows sin antivirus, pero es muy comín ver sistemas Linux que tienen configurado el firewall pero no tienen antivirus. Hay que decir que hay productos antimalware para Linux, tanto en modalidad de software libre como productos comerciales.

Entonces, ¿qué necesitamos hacer para evaluar la migración de los puestos de trabajo con Windows XP a Linux? A muy grandes rasgos, es necesario tener en cuenta:

  • Hacer una clasificación de perfiles de puestos de trabajo en la organización si no la hay aún.
  • Hacer un inventario del software utilizado en los equipos con XP en cada perfil de puestos de trabajo. La existencia e software obsoleto ha sido en muchos casos el freno para migrar inclusive a Windows 7. Actualmente muchas aplicaciones corporativas como ERPs, CRMs y suites de BI trabajan puramente en entornos web, por lo que no tendrán ningún problema.
  • Identificar la disponibilidad de versiones para Linux de las aplicaciones que necesiten migración, o de aplicaciones equivalentes, como el Libre Office para reemplazar al Microsoft Office.
  • Hay aplicaciones para Windows que podrán ejecutarse bajo el entorno Wine en Linux que provee emulación de Windows.
  • Habrá aplicaciones específicas que no se pueden ejecutar bajo Linux y para las cuales no hay equivalentes en Linux. Para ellas hay que evaluar soluciones alternativas basadas en acceso remoto o en virtualización. Otra alternativa mejor es hacer una reingeniería de la aplicación, que probablemente es muy antigua, desarrollándola en un entorno más actual, basado en la web.
  • Elegir distribución y escritorio estándar entre las múltiples opciones.
  • Elegir el modelo de ciclo de vida de la distribución. Hay distribuciones que tienen actualizaciones aseguradas por 5 años (LTS) y otras que siempre se mantienen actualizadas, no sólo en corrección de errores y parches de seguridad, sino que van incorporando la nuevas versiones de los paquetes (rolling).
  • Hacer un prototipo de cada perfil de puesto de trabajo para identificar obstáculos, forma de migrar los datos y preferencias del usuario, así como para probar la integración con los servicios corporativos y en la nube usados por la empresa.
  • Dependiendo del número de puestos de trabajo y de la distribución de perfiles, hacer un piloto por departamento o perfil.
  • Migrar escalonadamente por departamento o por perfiles.
  • Organizar recursos de ayuda para los usuarios: formación, ayudas en la intranet, enlaces a ayudas, tutoriales y foros de la distribución y de las aplicaciones instaladas, helpdesk interno.

No recomendamos instalar Linux con arranque dual (XP y Linux). El usuario tenderá a seguir trabajando con XP en lugar de intentar resolver los problemas que se le presenten con el nuevo entorno. Prolongar el uso de Windows XP es prolongar la agonía. Hay que enfrentarse al cambio.

Hay administraciones públicas que han migrado sus puestos de trabajo a Linux desde hace varios años. Sus experiencias pueden resultar muy útiles, aunque hay que recordar que el mundo Linux evoluciona muy rápidamente y que dificultades encontradas en el pasado hoy pueden no existir y haber aparecido nuevos obstáculos.

Cuando la organización no tiene suficientes recursos internos para abordar esta tarea de estudio y planificación, una consultoría como la que ofrecemos en Liberix puede ayudarle a hacer el cambio sin traumas y encarando el futuro con decisión. Hay que ver a los cambios como una oportunidad para revisar y mejorar utilidades, aplicaciones, formas de trabajar, de modo que nos permitan adaptarnos mejor a los nuevos tiempos y necesidades.

Los siguientes enlaces proveen referencia interesantes sobre el software libre en las organizaciones, empresas, administraciones públicas y organizaciones no lucrativas:

Cenatic. Centro Nacional de Referencia de Aplicación de las TIC basadas en fuentes abiertas.
Joinup. Web de la Comisión Europea dedicada al software libre y la compartición de soluciones en las administraciones públicas.
Open Source Guide. Guía de soluciones de Open Source profesionales.
Free Software Directory. Catálogo de software libre, categorizado según distintos criterios.
Distrowatch. Observatorio y noticias de distribuciones de GNU/Linux.

 

No se aceptan nuevos comentarios.